sábado, julio 20

Al menos 17 soldados muertos en un ataque terrorista en el oeste de Níger | Internacional

Níger
Partidarios de la junta militar se manifiestan frente a una base militar francesa en Niamey el pasado 11 de agosto.STRINGER (REUTERS)

Al menos 17 soldados del ejército de Níger fueron asesinados este martes y 20 resultaron heridos en un ataque cometido por miembros de un grupo yihadista en el oeste del país, cerca de la frontera con Malí, según ha informado el Ministerio de Defensa. Un destacamento de las Fuerzas Armadas nigerinas cayó en una emboscada próxima a la localidad de Koutougou, cuando se desplazaba entre Boni y Torodi. Desde el golpe de Estado del pasado 26 de julio, que supuso la caída del presidente Mohamed Bazoum y la llegada al poder de una junta militar, los grupos yihadistas han intensificado sus ataques contra el ejército nigerino, al que han atacado hasta en ocho ocasiones.

El Ministerio de Defensa ha informado de que todos los heridos, entre ellos seis de gravedad, han sido trasladados a Niamey, capital del país, en helicóptero y que se ha abierto una operación de persecución contra los agresores. La emboscada tuvo lugar en la región de Tillabéri, en la conocida como zona de Las Tres Fronteras, epicentro de la violencia yihadista que sacude a Malí, Níger y Burkina Faso. Pocas horas más tarde se produjo otro ataque terrorista: decenas de hombres armados y montados en motocicletas entraron en un pueblo disparando a la población. El Gobierno no ha informado sobre las víctimas de este último atentado.

Grupos salafistas enfrentados

El pasado lunes, también en la zona de Las Tres Fronteras, el ejército nigerino hizo frente a otra agresión de un grupo yihadista con el resultado de seis soldados y 10 terroristas muertos. Este tipo de ataques se han intensificado en suelo nigerino desde la asonada militar del 26 de julio. Fuentes próximas al ejército de Níger aseguran que los dos principales grupos salafistas que operan en la región y que están enfrentados entre sí, Estado Islámico del Sahel y el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), están tratando de aprovechar la inestabilidad generada en las Fuerzas Armadas para “marcar su territorio”. El derrocado presidente Bazoum había puesto en marcha una estrategia de diálogo y negociación con los distintos grupos armados que había logrado reducir la intensidad de los ataques.

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) —el organismo regional liderado por el presidente de Nigeria, Bola Tinubu, que ha amenazado con una intervención militar en Níger para devolver el poder a los civiles— ha reaccionado a estos ataques instando a la junta militar nigerina, el Consejo Nacional para la Protección de la Patria (CNSP), a “restablecer el orden constitucional para que puedan centrar su atención en la seguridad del país, que se ha debilitado en primer lugar por el intento de golpe de Estado contra el presidente democráticamente elegido Mohamed Bazoum”. La Cedeao también condena con firmeza los ataques y traslada sus condolencias a los familiares de las víctimas y al pueblo nigerino.

Los responsables de los ejércitos de los países de la Cedeao se reúnen este jueves y viernes en Accra, la capital de Ghana, con el objetivo de avanzar en la activación de una fuerza militar para intervenir en Níger, tal y como se lo ordenó la cumbre de jefes de Estado celebrada la semana pasada. Dicho encuentro estaba previsto para el sábado, pero tuvo que ser aplazado por “razones técnicas”. Hasta ahora, Nigeria, Senegal y Costa de Marfil han anunciado su disposición a aportar tropas a dicha fuerza militar, que contaría con el apoyo francés, mientras que, en el otro bando, los regímenes militares de Malí y Burkina Faso han anunciado su apoyo a los militares golpistas de Níger en el caso de que se produjera la citada intervención militar,

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Para dar legitimidad continental a esta posible intervención militar, que busca restablecer a Bazoum en el poder, se reunió el pasado lunes el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana (UA). Sin embargo, dos días después de este encuentro se desconoce aún la posición oficial de este organismo, lo que, según fuentes diplomáticas, revela serias discrepancias entre los miembros de la UA. Por un lado, quieren frenar la oleada de golpes de Estado (ocho en tres años) pero, por otro, no están de acuerdo de manera unánime respecto a una intervención militar. La reunión, de hecho, duró 10 horas y fue una de las más difíciles de los últimos años, según dicha fuente.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites