sábado, abril 13

Bruselas descongela parte de los fondos retenidos a Hungría en vísperas de la cumbre que Orbán amenaza con bloquear | Internacional

La sincronización es ciertamente controvertida. La Comisión Europea ha decido este miércoles desbloquear la entrega a Hungría de parte de las decenas de miles de millones que tiene congelados por sus vulneraciones del Estado de derecho. La liberación de 10.200 millones de euros (unos 21.000 siguen suspendidos) llega justo la víspera del Consejo Europeo que comienza este jueves en Bruselas y en el que hay dos asuntos sobre la mesa que el ultraconservador Viktor Orbán, jefe de Gobierno en Budapest, amenaza con bloquear. Por un lado, la apertura formal de negociaciones con Ucrania para la ampliación de la UE. Por otro, la luz verde a la revisión del presupuesto plurianual comunitario en el que hay prevista una partida de ayuda multimillonaria que actuaría como salvavidas para el país invadido por Rusia. Orbán mantiene buenas relaciones con el Gobierno ruso, frente a la clara antipatía que expresa hacia Kiev.

Orbán, que ha hecho del órdago a las instituciones comunitarias su sello personal en la UE, ha amagado en las últimas horas con abrir un poco la mano en el paquete de 50.000 millones de euros para Ucrania si Bruselas le descongela los fondos. De hecho, uno de sus asesores políticos lo afirmó así, abiertamente, el martes. De ahí lo controvertido de la decisión del Ejecutivo comunitario de desbloquear parte de lo retenido de los fondo de cohesión hasta que hiciera reformas en el sistema judicial. En varias capitales europeas y en otras instituciones comunitarias se teme que Orbán sienta reivindicadas ahora sus maniobras y ahonde en su postura.

Es cierto, no obstante, que Budapest ha cumplido parte de los pasos que le requería Bruselas en su reforma para garantizar la independencia del poder judicial (mermada por las medidas del Gobierno ultraconservador estos años). Así lo afirma el Ejecutivo comunitario en una nota este miércoles: “Hungría ha adoptado las medidas que se comprometió a adoptar”. Sin embargo, varios diplomáticos que siguen a fondo el tema húngaro y organizaciones de derechos civiles, denuncian que ese cumplimiento no es completo y que el primer ministro húngaro ha vuelto a interferir en las elecciones del nuevo consejo judicial creado precisamente para supervisar la independencia de los tribunales.

Orbán, que ha lanzado en las últimas semanas una campaña en las calles húngaras contra la cúpula del Ejecutivo comunitario y que se ha instalado en esa imagen de líder desafiante, venderá el desbloqueo de esa parte de los fondos como un resultado a su resistencia más que como una cesión al mandato comunitario.

Doble veto a Ucrania

Ya hace semanas que el ultra húngaro, el miembro más veterano del Consejo Europeo al llevar en el poder desde mayo de 2010, está amenazando con el doble veto a Ucrania. Lo hizo con dos duras cartas al presidente del Consejo, el belga Charles Michel, en las que reclama una revisión de toda la estrategia para Ucrania —la ha llamado “el país más corrupto”—. Se lo ha dicho también explícitamente a sus homólogos de la UE, con los que ha mantenido contactos telefónicos o presenciales, para tratar el tema. Este mismo martes, en una entrevista en un medio húngaro, ha vuelto a incidir en que Kiev no está en posición de empezar a negociar su entrada en el club comunitario por la guerra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Los líderes europeos han lanzado una ofensiva diplomática para tratar no solo de convencer a Orbán, sino también de saber si su postura es una posición estratégica de Hungría. O si se trata solo de mero tacticismo vinculado al dinero que le han bloqueado en Bruselas por sus agresiones contra el Estado de derecho y múltiples valores europeos que su país se comprometió a asumir en las negociaciones de adhesión a la UE.

La Comisión Europea bloqueó a Hungría 22.000 millones de euros correspondientes a su parte de los fondos de cohesión, a recibir entre 2021 y 2027, y 5.800 a cuenta de su plan de recuperación (a los que ahora suma 3.900) además de otras partidas asociadas al mecanismo de condicionalidad. Para tener acceso a ese dinero, Bruselas le exigió a Hungría que hiciera reformas para restaurar la independencia judicial, luchar contra la corrupción, defender los derechos de las minorías LGTBI y de los solicitantes de asilo o respetar la independencia académica.

Bruselas considera que Budapest no ha cumplido todos los compromisos, así que mantiene congelados unos 21.000 millones de euros en total, según la nota del Ejecutivo comunitario. Hungría todavía tiene que dar más pasos en lucha contra la corrupción, con el respeto a la libertad académica, a los solicitantes de asilo o a las minorías. Curiosamente una de las excusas que él suele poner para justificar su hostilidad con Ucrania es la falta de respeto en Kiev a la minoría magiar en el país. Pese a las reformas en materia de justicia, esta semana el Parlamento húngaro ha aprobado una controvertida ley de “defensa de la soberanía” para blindarse, ha argumentado, de la injerencia extranjera. Los críticos la consideran sin embargo como otra maniobra para cercenar la crítica y la oposición en Hungría. La ley ha recibido ya críticas del Consejo de Europa.

Por debajo del ruido, ha habido gestos en las últimas semanas desde las instituciones comunitarias que llevan a pensar que se han producido acercamientos. Uno de ellos es la aprobación de la modificación del plan de recuperación húngaro y eso conlleva la entrega de una parte de dinero como prefinanciación, unos 900 millones, condicionado a que cumpla lo pactado para recibir el resto (de lo contrario, tendrá que devolverlo). Esto ha sucedido igual en el caso de los otros 26 Estados miembros, aunque no tenía por qué ser así. De hecho, cuando se aprobaron los planes de recuperación al principio, Hungría sufrió para lograr el aprobado bruselense y tardó tanto en recibirlo que no tuvo derecho a la prefinanciación.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_