viernes, abril 19

El Dakar 2024 se entrega a las dunas con la intención de subir el listón | Deportes

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo Racing), durante el Dakar del año pasado.efe

Las dunas ya fueron protagonistas en el pasado rally Dakar y volverán a serlo, más que nunca, en la edición de 2024. ASO, la organizadora francesa de la prueba, ha presentado este mediodía el evento a través de una ceremonia virtual. Arabia Saudí acoge por quinto año consecutivo el rally más duro del planeta, que precisamente busca recuperar parte de la esencia perdida con su abandono de África hace ya 15 años. “Un buen Dakar es un Dakar duro’, nos decían, y desde la organización hemos captado el mensaje”, explica David Castera, director de la prueba. Como ya hicieron el año pasado, han sido los participantes quienes han pedido mayor complejidad y nuevos retos en el recorrido a través de la geografía saudí.

En total, en 2024 habrá 7.891 kilómetros de recorrido, de los cuales 4.727 serán cronometrados. A pesar de que el país de Oriente Medio ya no representa una novedad para los pilotos, un 60% de los tramos serán inéditos en la prueba. Las ruinas de la histórica ciudad de Al Ula darán el pistoletazo de salida al rally el próximo 5 de enero, y las orillas del mar Rojo en Yanbu pondrán el cerrojo el día 19 después de 13 etapas y un prólogo, que no contará para la clasificación general. El responsable del rally estima que nunca ha habido tantas dunas en el menú de una competición que data de 1978 y ha visitado desde entonces 30 países en cuatro continentes distintos.

Una vez más, el desierto de Rub al Khali, el temido cuadrante vacío en el sureste del país, será el gran protagonista de la carrera con una etapa maratón de 48 horas que pondrá el cierre a la primera semana de competición. “Este formato le echa un poco de sal y pimienta a la carrera. Será una de las etapas estelares”, avisa Carlos Sainz, que busca su cuarto Touareg. Esta novedad, bautizada como Chrono 48h, obligará a los participantes a parar en seco al atardecer y dormir en pleno del desierto en el vivac más cercano a su posición. Allí pasarán toda la noche bajo las estrellas, sin cobertura ni asistencias, completamente desconectados de la realidad. Solo cuando completen los 584 kilómetros de la cronometrada, dividida en las etapas 6A y 6B, conocerán cómo llegan a la jornada de descanso en Riad, programada para el día 13, antes de encarar la segunda semana de carrera.

Castera recordó en la presentación del rally que las primeras etapas revisten de gran complejidad, y también remarcó la penúltima etapa, donde puede haber alguna sorpresa final. Los terrenos pedregosos que ya fastidiaron la prueba a más de un favorito contarán con su dosis de protagonismo y, además de las dunas, habrá como en las últimas ediciones varias trampas de navegación repartidas por el recorrido. La etapa 4 con un régimen de semi-maratón (solo dos horas de asistencias) también resultará delicada y, en general, se ha buscado altos kilometrajes para exigir el máximo tanto a los pilotos como a sus máquinas.

119 españoles entre los 778 inscritos

Las cifras provisionales de inscritos incluyen 778 competidores, de los cuáles 119 serán españoles, la segunda nacionalidad más representada en el rally de un total de 72. Carlos Sainz, Nani Roma, Laia Sanz, Cristina Gutiérrez, Joan Barreda y Tosha Schareina serán las principales figuras nacionales de la edición, todos con objetivos ambiciosos y con aspiraciones de ganar en sus respectivas categorías. 46 mujeres tomarán parte de la salida en Al Ula, apenas un 6% del total de participantes, una cifra que subraya la enorme brecha de género que sigue padeciendo el deporte profesional en general y, en concreto, el mundo del motor.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.