sábado, julio 13

Fermín López, el niño que no crecía en La Masia fue un gigante en Dallas | Deportes

Fermín López (El Campillo; 20 años) irrumpió por sorpresa en el clásico de Dallas el mismo día en que Nico firmaba por el Oporto. La convulsión en La Masia siguió a la mañana siguiente cuando Arnau Tenas era el que se presentaba como portero del PSG de Luis Enrique. Nico, hijo de Fran, que jugó como cedido en el Valencia, y Tenas, portero internacional sub-21, eran presentados como dos de los mejores futbolistas de la cantera del Barça. Hacía tiempo que su currículo circulaba por los medios y últimamente se asociaban ya a la plantilla profesional, a promesas que tienen asegurado el éxito, tanto que se cuestionaba la demora de Xavi por no darles protagonismo, ni siquiera en los amistosos de América. Nada o poco se sabía mientras tanto sobre Fermín. Hasta el Barça-Madrid del AT&T Stadium.

Fermín López marcó el 2-0 (m. 84) después de controlar y conducir un pase de Sergi Roberto, habilitado por una recuperación de Ansu ante Kroos, y rematar desde fuera del área con un zurdazo imposible incluso para un portero como Courtois. El delantero, que salió en el minuto 66, continuó su festival con un control y un pase picado que habilitó a Ferran Torres para el definitivo 3-0 (m. 90). No hubo ningún jugador capaz de detener la carrera de júbilo del talentoso interior-extremo andaluz, omnipresente por fin después de ser ninguneado por pequeño desde juvenil, cuando no había manera de que pegara el estirón y los técnicos se lo pasaban sin que encontrara destino, finalmente recuperado la temporada pasada en Linares: 12 goles y cuatro asistencias en la 1ª RFEF le devolvieron al Barça.

“Nos puede ayudar mucho durante la temporada”, advirtió Xavi, quien ha sido su valedor, después de contrastar su calidad en los entrenamientos en la Ciudad Deportiva. Al técnico le impactó tanto que Fermín no solo formó parte de la expedición a la gira americana, junto a seis jugadores de la cantera, sino que ha jugado unos buenos minutos ante el Arsenal y el Madrid. “Tiene último pase y disparo de media distancia, algo que nos faltó el año pasado”, añadió el entrenador. “Utiliza las dos piernas —metió el 2-0 con la izquierda y asistió con la derecha en el 3-0—, puede jugar en las dos bandas y tiene talento y mentalidad, mucha personalidad y hambre, desparpajo, al tiempo que juega fácil y sencillo. Me gusta lo que veo”, remató Xavi sobre aquel chico que no crecía y que hoy mide 1,76m y habla del clásico con sus amigos Gavi y Balde.

Incorporado del Betis en 2016, después de una etapa inicial en el Recreativo de Huelva, cuando el Barça solo fichaba a promesas españolas por la sanción de la FIFA, a Fermín le costó tanto adaptarse a La Masia y asentarse en los distintos equipos de la cantera que al llegar al filial convino con el club que la mejor solución era una cesión al Linares. Y allí, cerca de la familia, aquel niño al que nadie se atrevía a despedir por sus pies de artista, se convirtió en un gigante, admirado hasta por Pedri: “Me gusta mucho, lo veo con garra y calidad”, afirmó el tinerfeño con la complicidad de Xavi, reconciliado con la cantera del Barça. Nico y Tenas se van; Fermín se queda. Imposible pasar inadvertido después de sobresalir en Dallas.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites