sábado, julio 20

La FIFA tiene la llave de la inhabilitación de Rubiales | Fútbol | Deportes

De no ser por la suspensión provisional de 90 días que el pasado 26 de agosto la FIFA le impuso a Luis Rubiales este podría ejercer su cargo de presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). De momento, el dirigente granadino no podrá ocupar la poltrona a la que se aferra por su negativa a dimitir hasta el 24 de noviembre. Ahora mismo la llave de la inhabilitación por un periodo más extenso del mandatario del fútbol español la tiene el organismo mundial. Lo lógico es que si el Comite Disciplinario de la FIFA le ha impuesto tres meses de suspensión provisional, la sanción definitiva sea por un periodo mayor.

La resolución del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) de considerar solo grave, y no muy grave, el beso no consentido del dirigente granadino a la jugadora Jennifer Hermoso ha impedido al Consejo Superior de Deportes (CSD) tomar la misma decisión que el organismo que la FIFA. La petición razonada que ha enviado el CSD para que actúe de oficio y suspenda a Rubiales cautelarmente corre el riesgo de que el TAD ni siquiera la admita, aunque en el texto al que ha tenido acceso este periódico esgrima que existen precedentes del propio tribunal deportivo. De ser admitida, han de ser escuchadas las partes, por lo que como mínimo puede tardar un mes en resolverse.

Los tiempos para resolver el expediente grave abierto por el TAD y por el que Rubiales puede ser inhabilitado de un mes a dos años, son aún mayores. Los expertos consultados lo fijan en unos tres meses como mínimo. El CSD tiene otra vía, la de acudir al contencioso-administrativo, que también se dilataría mucho en el tiempo.

Con este paisaje, la FIFA es la que puede actuar con más rapidez. Lo normal es que resuelva antes de los 90 días que le ha impuesto a Rubiales, que son su fecha tope. No sería de extrañar que el Comité Disciplinario del órgano mundial emita su sentencia definitiva más o menos en un mes. Aun así, incluso podría darse una circunstancia que podría devolver a su cargo a Rubiales antes del citado 24 de noviembre si el presidente del órgano disciplinario de la FIFA, el colombiano Jorge Iván Palacio, decidiera poner fin antes de tiempo a la suspensión provisional. Esto parece poco probable, teniendo en cuenta que Palacios es un activista en su país de la defensa de los derechos de las mujeres y las comunidades LGTBI. Durante mucho tiempo viajó por toda Colombia para expandir entre sus compatriotas la necesidad de respetar la igualdad de género. Palacios aceleró el expediente abierto y decretó la suspensión por tres mees al día siguiente de que Rubiales se negara a dimitir en la asamblea, cuando todo el mundo lo esperaba, y proclamara que “el falso feminismo que hay en España es una lacra”.

Los hechos por los que la FIFA abrió expediente y dictó la suspensión provisional de 90 días podrían resultar constitutivos de violaciones de los artículos 13.1 y 13.2 del Código Disciplinario de la FIFA. Los citados artículos hacen referencia al comportamiento ofensivo y violaciones de los principios del juego limpio e incluye violar las reglas básicas de conducta digna o comportarse de una manera que propicie mala reputación al fútbol o a la FIFA. El tocamiento de Rubiales de sus genitales en el palco se ajusta claramente a la normativa por la que puede ser sancionado por varios años.

Otro camino para que Rubiales deje de ser presidente de la federación es la moción de censura. La institución que ahora preside de manera interina Pedro Rocha ha filtrado que la orden ministerial que regula los procesos electorales en las federaciones deportivas impide promover la moción de censura. Sin embargo, esto es cuando menos, interpretable. Rocha y sus barones tienen de margen hasta el próximo 12 de octubre para evitar que el proceso electoral sea abierto antes de que se cumpla un año para la celebración de las elecciones, tal y como dice la normativa. Otra cosa es que Rocha y los presidentes de las territoriales no se atrevan.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites