sábado, abril 13

Las razones a las que aluden las tres futbolistas de la selección que no firman el comunicado: la camiseta, primero | Fútbol | Deportes

Athenea, durante un entrenamiento en Wellington (Nueva Zelanda).Pablo García/RFEF (EFE)

Desde aquel beso no consentido del presidente de la federación, Lusi Rubiales, a la jugadora Jenni Hermoso en plenas celebraciones por el título Mundial logrado en Sídney, las futbolistas no han parado de reunirse de forma telemática y de conversar en un chat de WhastsApp que organizaron las capitanas de la selección española (Ivana Andrés, Irene Guerrero y Esther González) para trazar un plan de acción ante los despropósitos y actitudes machistas de la Federación Española de Fútbol (RFEF), también reñidas con la profesionalidad. La conclusión fue enviar este viernes un comunicado contundente y rotundo para rechazar volver a defender a España hasta que no se hicieran cambios estructurales profundos y también una limpia en cargos que, entienden, no les respetaron ni a ellas ni a su fútbol. Lo firmaron 39 futbolistas, entre las que estaban 21 de las 23 jugadoras que hace nada conquistaron el Mundial. Dos, sin embargo, se desmarcaron.

Una de las que no firmó la nota fue Athenea del Castillo, jugadora del Real Madrid y que fue de más a menos en el Mundial porque se lesionó y después le costó volver a encontrar el sitio ante la explosividad de Salma -escogida la mejor joven del torneo- y la regularidad de Mariona. Y la otra fue Claudia Zornoza, también del Real Madrid, que tuvo un papel secundario a la sombra de la mediocentro Tere Abelleira, y que aprovechó la publicación de este último comunicado de sus compañeras para anunciar su retirada. A ellas se les sumó la jugadora del Atlético Sheila García, que se lesionó en la concentración de la pre-lista mundialista. Señaladas por haberse desmarcado de la reivindicación de sus colegas, las tres quisieron exponer su punto de vista a través de las redes sociales.

Ninguna de ellas quiso enviar un mensaje de ruptura, sobre todo porque todas se adscribieron al primer texto que firmaron unas 80 futbolistas para defender a su compañera Jenni Hermoso y reclamar la dimisión del ya expresidente Luis Rubiales. “Quiero aclarar que soy mujer y siempre estaré del lado de la defensa de las mujeres y sus derechos y reconocimientos. Me posiciono del lado de Jenni y mis compañeras”, resolvió Sheila. “Estoy totalmente de acuerdo, al igual que ya han expresado mis compañeras, en denunciar todo lo que sucedió con Jenni Hermoso y en señalar el comportamiento, totalmente fuera de lugar y lamentable, de Luis Rubiales”, apuntó Athenea, que agregó: “Los cambios que exigimos tienen nombres y apellidos y considero que la mejor forma de provocarlos o, al menos, iniciarlos es desde dentro. Pero también soy consciente de la situación de incertidumbre total por la que atraviesa la RFEF, por lo que quiero darles un voto de confianza a las personas que en este momento han tomado el mando”. Y Sheila remató: Defender mis colores, mi país y vestir la camiseta de la selección está por encima de las personas que en cada momento gobiernen, dirijan o gestionen la federación, la FIFA o cualquier organismo del que dependamos”.

Misivas de apoyo y solidaridad con sus compañeras que para ellas no chocan con sus ganas por jugar a fútbol y defender a España, ahora que está por arrancar la Nations League -22 de septiembre ante Suecia en Gotemburgo y 26 frente a Suiza en Córdoba- con los Juegos Olímpicos como recompensa, competición en la que nunca ha participado la selección femenina. “Teniendo en cuenta que una parte importante de nuestras demandas han sido satisfechas, no contemplo renunciar a la llamada de la selección”, resolvió Athenea, conforme con el adiós de Rubiales y el despido del entonces seleccionador Jorge Vilda, lejos de las pretensiones de las 39 firmantes que enviaron el comunicado a la federación.

“Entiendo que defender mis derechos, los de mis compañeras y demás mujeres que puedan sentirse representadas no va reñido con vestir o negarse a vestir mi bandera; creo firmemente que se pueden defender con la misma fuerza sin tener que negar a mi selección”, apuntó Sheila. Ocurre, en cualquier caso, que hay más compañeras que han dicho que son seleccionables a los despachos de la federación, por más que sí hayan firmado el comunicado, donde no se renuncia al equipo sino que se pide una reforma estructural profunda.

Para Athenea, que el viernes comenzó la Liga F de la mejor manera porque marcó un tanto a los 37 segundos del encuentro ante el Valencia, la pelota lo es casi todo. “Hemos pasado todas las jugadoras unas semanas horribles después de haber conseguido una de las hazañas más importantes del deporte español, y yo particularmente quiero ir al fútbol, ver fútbol y sobre todo jugar al fútbol. Quiero que se acabe toda esta situación de una vez y volver a pensar en el fútbol únicamente, jugar, verlo y disfrutarlo”, convino. Eso hará Claudia Zornoza, pero solo con el Real Madrid tras su renuncia a la selección, por lo que no se quiso pronunciar junto con el resto de futbolistas. “Me gustaría expresar mi solidaridad con mis compañeras y desear que la estructura de toda la selección cambie de una vez por todas, estando a la altura de nuestros logros para así solo hablar de fútbol”, expuso.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.