sábado, julio 13

MotoGP se queda sin carrera al sprint en el GP de Australia por el mal tiempo | Motociclismo | Deportes

No se equivocaron los meteorólogos y MotoGP tuvo que cancelar el plato fuerte de su programación enmendada del domingo en el GP de Australia. La carrera al sprint no pudo disputarse debido a las fuertes rachas de viento previstas a lo largo de la semana, que estuvieron acompañadas de aguaceros intermitentes y un frío bastante incómodo para todo el paddock. Después de achicharrarse en India e Indonesia, Phillip Island obligó a los pilotos a sacar el gorro de lana a pesar del soleado inicio del fin de semana.

Dorna, promotora del certamen, acertó al intercambiar la carrera larga por la sprint, salvando así el principal reclamo de la cita en un Mundial plagado de golpes de teatro. Un paraguas se cruzaba por la pista durante la carrera de Moto2, cancelada tras 10 vueltas debido a la crecida del temporal. Pedro Acosta, que remontó de la última plaza a la novena tras caerse en la vuelta de formación, tendrá bola de partido en Tailandia la próxima semana para proclamarse campeón del mundo de Moto2. Fermín Aldeguer, segundo por detrás del ganador Tony Arbolino, comentaba la jugada con Aleix Espargaró. “Desde la tele no se aprecia”, le decía el piloto de Granollers a su compatriota. “No, pero te manda fuera”, confirmaba el murciano desde el parque cerrado.

Poco después, los pilotos de la categoría reina se reunían con dirección de carrera. A media hora de la hora programada, las 4:00h de la madrugada en España, la organización anunció la cancelación definitiva. “Pensar las cosas a toro pasado es muy fácil, pero se demuestra que la decisión de cambiar la carrera principal a ayer fue la correcta. Lo de hoy es un poco lo que nos esperábamos”, apuntó Carlos Ezpeleta, director deportivo del certamen, a los micrófonos de DAZN.

“Es entendible. Estas motos llegan demasiado rápido a final de recta. A nosotros nos interesaba correr, pero estas no son condiciones”, reconocía Fonsi Nieto, director deportivo del Pramac Racing y uno de los hombres de confianza de Jorge Martín, resuelto a remontar la desventaja que le separa de Pecco Bagnaia en la lucha por el título. “Lo primero es la seguridad de los pilotos. En la primera curva se llega a 300 km/h y nosotros no entendemos las sensaciones y lo que significa ahí una ráfaga de viento. Hay que dar las gracias a dirección de carrera por tomar una decisión difícil pero contundente”, apuntó Davide Tardozzi, jefe de equipo de Ducati Corse.

El vendaval en el océano índico cerró el reparto de puntos con el resultado del sábado, que situó a Bagnaia como claro triunfador en el duelo con Martín por el campeonato. Cuando quedan cuatro grandes premios y ocho carreras puntuables, el vigente campeón del mundo mantiene un colchón de 27 puntos sobre su rival. Dos caídas, una literal en Mandalika y otra de rendimiento tras una mala elección estratégica ayer, han convertido lo que hace una semana y un día eran 7 puntos de margen a favor del madrileño en la actual desventaja. En total, deben repartirse todavía 148 tantos en uno de los desenlaces más emocionantes que se recuerdan en la categoría reina.

Después del chasco, los pilotos, bien abrigados, se acercaron a parte de los 19.000 valientes que se acercaron al trazado y todavía aguantaban bajo la lluvia, el viento y el frío para hacerse fotos, firmar autógrafos y departir un buen rato. La afición, sin duda, se lo merecía. En menos de una semana, MotoGP reanudará la marcha con la disputa al GP de Tailandia.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.