sábado, julio 20

Jefe de la CIA: élite rusa cuestiona juicio de Putin

El motín de un día de duración, encabezado por Yevgeny Prigozhin, jefe del grupo mercenario Wagner, estaba dirigido principalmente al ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, y al general ruso Valery Gerasimov, dijo Burns. Prigozhin había criticado públicamente a tales funcionarios e insistió en que no estaba apuntando a Putin.

Pero el hecho de que las fuerzas de Wagner pudieran atravesar una buena parte de Rusia sin obstáculos fue un gran ojo morado para Putin, al igual que las críticas públicas de Prigozhin a la lógica de la guerra de Rusia contra Ucrania y la corrupción de la élite rusa.

“Creo que en muchos sentidos ha expuesto algunas de las debilidades significativas en un sistema que ha construido Putin”, dijo Burns. Incluso aparte del motín, tales debilidades «han sido expuestas por el error de juicio de Putin desde que lanzó esta invasión» de Ucrania.

Esto se hizo eco de los comentarios anteriores en el foro de Aspen por parte del secretario de Relaciones Exteriores británico, James Cleverly, de que el levantamiento expuso «grietas» en el régimen de Putin.

Hay acusaciones de que Sergey Surovikin, otro importante general ruso, puede tener conocimiento de los planes de rebelión de Prigozhin. Surovikin no se ha visto en público durante semanas. «No creo que disfrute de mucha libertad en este momento», dijo Burns.

Putin ha logrado derrotar a Prigozhin por ahora, esencialmente exiliándolo a Bielorrusia. Es probable que el líder ruso intente separar a Prigozhin de lo que encuentra útil en Wagner, una fuerza con mercenarios en muchos países, dijo Burns.

Es probable que Putin también encuentre una manera de vengarse de Prigozhin y eliminarlo a largo plazo, dijo Burns, exembajador de Estados Unidos en Rusia.

“Si yo fuera Prigozhin, no despediría a mi catador”, bromeó Burns.